Antonio Elorza y PODEMOS

Al catedrático en ciencias políticas Antonio Elorza, le va lo de dar saltos políticos cada vez más a la derecha. Comenzó en el PCE y se situó en su lado “Renovador”, de donde expulsado paso a los vasquistas de Euskadiko Ezkerra, para regresar a Izquierda Unida, y acabar presentando al Albiñanista UPyD y a su Lideresa Rosa Diez.

Ahora Antonio Elorza, para ir con la corriente neoliberal predominante anti-Podemos. Regresa tachando en las páginas del Diario El País a PODEMOS, de Stalinista, Leninista y hasta de Jemer Rojo, como si fuera una mezcla del PCOE del General Lister y el PCE-Reconstituido. La China de Mao Zedong y la URSS de Leonid Brézhnev, todo junto en una conspiración Judeo-Masónico-comunista Internacional en contubernio con el terrorismo rojo, como diría el Caudillo.

Ya Antonio Gramsci hablaba de los transformistas, aquellos intelectuales nacidos de la clase populares, que con el tiempo son captados por la reacción, para desconcertar a las masas.

Antonio Elorza, acusa a la Plataforma de Pablo Iglesias Turrión de sovietizada, con intenciones de la conquista del estado. Primeramente Elorza falla, al unir democracia, poder y estado. La democracia no es el estado, es la sociedad organizada en la administración de sus intereses y decisiones. La participación en dictaminar política y no solo en gestionarla delegadamente. El estado tiene una porción escasa de poder, restringida a lo que el conservador sociólogo Max Weber apuntaba como “Monopolio de la violencia”. La capacidad coercitiva de imponer su orden. También las instituciones están dotadas de presupuestos monetarios que pueden equilibrar o descomponer la sociedad. Pero el poder está hoy en día en estructuras supranacionales y en las empresas o corporaciones financieras y bancarias que las sustentan.

Con lo que PODEMOS si gana el estado, solo lo puede usar, para representar y enfrentarse al súper-poder, uno invisible y camuflado en la economía y otro ubicado en Bruselas.

Segundo error de Antonio Elorza. PODEMOS no pretende disolver al PSOE socialmente y menos en las urnas. Más bien seria liberar estas siglas, de 38 años de adulteración. Y reponer su verdadera ideología organizada en 1879 por otro Pablo Iglesias y volcarlo en otro ámbito político.

El turnismo de la segunda restauración borbónica de 1977, está en vías de extinción, a modo del de Alfonso XIII y los Partidos Liberal y Conservador, se desgastaron en el RIF y de paso sembraron esas tierras de humildes españoles, mandados a un matadero. El PP y el PSOE se han consumido en la especulación urbanística y la desindustrialización del país. Que ahora carece de recursos económicos para dotar de empleo y bienestar a la mayoría de la población.

Los dos sistemas tuvieron sus finiquitadores. El que comenzó en 1875 al movimiento obrero principalmente encuadrado en el PSOE y la CNT y a la pequeña burguesía moderna, pasada al republicanismo. El segundo, los movimientos sociales, 15-M y P.A.H y ahora parece que PODEMOS y en otros epicentros periféricos que defienden la autodeterminación de los pueblos.

Recalca Elorza, que Iglesias, requiere de una “Democracia plebeya”. Este epíteto poético, mas que efectivo, se que ya está siendo enmendado en los círculos. En contrariedad a lo que él escribe. Nadie hablaría de la democracia servil o Husita o anabaptista. Un poeta sí, que quiera traer al presente a Espartaco de Tracia a Thomas Müntzer o a Jan Hus. En PODEMOS todavía se escribe con corazón de poesía y el ponente del texto quiso trasportar a los hermanos Graco al siglo XXI. Antonio Elorza le va más el feísmo o el futurismo rosado de Rosa Diez.

La organización de PODEMOS, no es cerrada es viva. Al documento “oficial”, se le complementa otro alternativo compuesto por el eurodiputado Pablo Echenique. Pero Antonio Elorza solo ve todos los males de la nación en la “Revolución de las coletas”, más que de los claveles.

Este antiguo fustigador de José Luis Rodríguez Zapatero. Al que en Enero del 2008 hostigaba en un artículo en el Diario El Correo, muy parecido al último sobre PODEMOS. En esas fechas el leninista era ZP y por sus líneas incluso se colaba Stalin y como no ETA.

Antonio Elorza regresa siempre a los soviets, en cuanto ve que algo no es de derechas.
Ya esta mas visto que el TBO que se decía antes.

Comments are closed.