Izquierda Ecologista, posición frente a la igualdad de género

Esta reforma laboral planteada por el Gobierno, significa para la clase trabajadora, una de las mayores agresiones contra los escasos derechos adquiridos. Para las mujeres representa, además, otro golpe directo contra los principios de igualdad más elementales, agravando las condiciones de un mercado de trabajo precarizado y con alto nivel de desempleo, en el que las mujeres (también jóvenes e inmigrantes) llevamos la peor parte, ya sea en tasa de paro, en temporalidad o en salarios que, como media, no alcanzan al 80% de los hombres, aumentando escandalosamente la brecha en determinados colectivos y sectores. La actual crisis viene a ahondar en la precarización de un mercado laboral ya de por si precario, en donde las mujeres están peor colocadas en el empleo temporal, y en el subempleo. Todo ello responde a una crisis creada por el sistema capitalista y patriarcal en el que vivimos.

Sirvan algunos datos recogidos, para fundamentar la mayor vulnerabilidad de las mujeres ante estas medidas:

Mujeres

Hombres

Tasa de Actividad

63,2

84,8

Tasa de Empleo

54,9

73,5

Tasa Empleo a tiempo completo o equivalente

49,1

73,1

Tasa Desempleo

13

10,1

Tasa Desempleo de larga duración

2,9

1,4

Tasa Desempleo juvenil

11,3

12,2

Fuente: INE, 2008 EUROSTAT, 2008

grafico-tasa-actividad

Desde los Izquierda Ecolgista entendemos que hay fomentar la igualdad de género en todas las políticas públicas, impulsando una sociedad igualitaria entre mujeres y hombres, y en todos los ámbitos de la sociedad. Luchando contra la discriminación por razones de sexo y sensibilizando a los/as ciudadanos/as de Alcobendas, en la igualdad para la democracia plena, la igualdad para la convivencia y la cohesión social y la igualdad de oportunidades en la construcción de una sociedad sin diferencias, a través de programas específicos y servicios de calidad a la ciudadanía.

Apostamos por:

  1. La incorporación de políticas de igualdad. Mejorando el desarrollo y la evaluación de los procesos políticos específicos y transversales, de modo que la perspectiva de igualdad de género se incorpore en la adopción de medidas  políticas a todos los niveles e involucrando a todos los agentes sociales implicados.
  1. El empleo y la formación. Que el fondo de inversión local para el empleo se acompañe del obligatorio informe de impacto de género que garantice la formación y el empleo necesarios de las mujeres en iniciativas laborales socialmente necesarias, sin diferencias salariales y puestos de trabajo de igual valor. Desarrollar programas de alfabetización  y formación laboral, para facilitar la integración social de las mujeres, y en concreto de las mujeres inmigrantes.
  1. La conciliación de la vida laboral y personal. Asumir medidas que permitan a las mujeres y hombres conciliar su vida laboral y familiar de forma efectiva en todas las empresas del municipio. Posibilitar la corresponsabilidad real en el reparto de tareas entre hombres y mujeres, para facilitar la verdadera conciliación en las empresas.
  1. La erradicación de la violencia de género, proporcionando recursos especializados de intervención individual, social y educacional, creando protocolos de actuación, con la búsqueda de alternativas residenciales a mujeres víctimas de malos tratos que se ven obligadas a abandonar su domicilio habitual.
  1. El bienestar personal relacionado con la calidad de vida y el medio ambiente. Promover el bienestar social de las mujeres posibilitando el acceso a los recursos sociales normalizados en condiciones de igualdad para toda la ciudadanía, favoreciendo la permanencia e integración en su entorno comunitario.
  1. Los derechos sociales. Consideramos como fundamental los instrumentos dirigidos a proteger las necesidades e intereses de las personas, en especial el de las mujeres más desfavorecidas, frente a los abusos y la arbitrariedad de todo tipo de poder. Adoptando una perspectiva de género relativa a la igualdad situando la subordinación de las mujeres como clave interpretativa y aportando instrumentos que persigan la igualdad, otorgándolas de poder y de una mejor protección a nivel laboral, junto con la configuración de derechos de pensión que le son propios y no derivados del hombre.
  1. La participación ciudadana. Involucrar a la mujer en la actividad social, política, educativa y cultural del municipio, como vía para evitar la desigualdad y la discriminación.

Hoy más que nunca es necesario que las mujeres y las organizaciones de izquierda real, nos agrupemos y nos organicemos en torno a la toma de acuerdos para defender una sociedad sin violencia de género y antipatriarcal. Porque solo construyendo en igualdad, será posible el cambio hacía un mundo mejor y menos precario. En definitiva, la liberación de toda clase de opresión y explotación de la clase trabajadora que comprenda un sistema socialista y anticapitalista efectivo.

Rocío Pereira.