Somos la Izquierda Ecologista y Alternativa

A raíz de las luchas sociales y políticas surgieron nuevas fuerzas política en Europa como consecuencia de los movimientos antimilitaristas, pacifistas y ecologistas de finales de los años 70 y principios de los 80, eran la consecuencia lógica de la síntesis de las luchas sociales que durante esos años afloraron en la lucha contra los misiles nucleares en Europa desplegados por la OTAN y el Pacto de Varsovia en el teatro centro europeo, frente a lasnuclear-no instalación de centrales nucleares, y una toma de conciencia sobre el destrozo que la revolución industrial y el desarrollo capitalista han ido convirtiendo a Europa en un desierto medioambiental y en un estercolero. Además todos estos movimientos beben ideológicamente de mayo del 68, incluyendo en su corpus ideológico el antiautoritarismo y el feminismo, surge así en Europa una nueva corriente política muy heterogénea que en cada país ira adoptando diversas formas organizativas y políticas, desarrollándose primeramente en la RFA donde además disponía de un espacio político libre ya que los partidos a la izquierda del SPD eran muy minoritarios o directamente no estaban tolerados.

La llegada tardía de la democracia a España con un modelo de transición que conservo muchas de las estructuras políticas, administrativas y jurídicas del franquismo, generó un modelo de partidos clásico, la izquierda social y política ocupada con otros problemas y contradicciones no supo darse cuenta de las nuevas contradicciones que el sistema capitalista estaba haciendo patentes, y no porque antes no ya estuvieran ya hay y que los clásicos ya las habían presentados en sus análisis, pero las condiciones del capitalismo consumista, nacido en la posguerra, y hasta mediados de los 80 y que después se ha ido transformado en el depredador sistema de capitalismo financiero especulativo de carácter global, hicieron más evidentes las nuevas amenazas globales del capitalismo que agrede directamente a la salud ambiental de todo el planeta llevándole a un punto sin retorno, de colapso y extinción de miles de especies animales y vegetales y con ello tanto al conjunto de la biodiversidad y también a la propia especie humana, además de agotar los recursos naturales, contaminar y envenenar la biosfera. Todos los procesos de cambio inducidos por el megadesarrollismo consumista capitalista están provocando que 2/3 de la humanidad se encuentren en situaciones de explotación y pobreza extrema en un mundo donde el desarrollo de las fuerzas productivas permitirían evitar esto, salvar el futuro del planeta es salvar nuestro futuro como especie y de todos los seres vivos que vivimos en él, necesitamos pues una nueva economía que se desarrolle armónicamente con el medio ambiente y que ayude a que toda la humanidad pueda vivir en condiciones dignas y esto no se puede realizar bajo la economía capitalista.

En España y desde los años 80 han surgido muchos intentos de crear una fuerza verde pero diferentes circunstancias han impedido su desarrollo político. En primer lugar los movimientos sociales que dieron lugar en Europa a los Verdes aquí no se desarrollaron, de hecho el movimiento ecologista, a pesar de ser el país con mas zonas conservadas de Europa y que por lo tanto habría que preservar, no tiene una gran implantación, y el movimiento pacifista, que se manifestó contra la OTAN, estaba esencialmente compuesto por la izquierda clásica, el PCE y grupos políticos maoístas, trotskistas (MC, LCR) y otros grupos diversos. La izquierda institucional, que tenia presencia sobre todo en el movimiento obrero y en los movimientos ciudadanos (asociaciones de vecinos, asociaciones culturales, etc), poco a poco fue abandonando estos movimientos atraídos por el poder y en muchos casos facilitaron, tanto el PSOE como PC-IU, su debilitamiento, por otra parte los Verdes eran grupúsculos sin conexiones con los movimientos sociales y que esperaban que cayera del cielo, tan solo por denominarse verdes, algún escaño o concejalía, en muchos casos esto se derivó en minipartidos en los que la rivalidad personal entre sus cabecillas era la bandera frente a los otros grupos verdes, y también la izquierda clásica, IU, durante un tiempo asumió, aunque solo estéticamente el discurso verde, todo ello ha impedido el desarrollo de una fuerza política verde en nuestro país, además del sistema electoral bipartidista impide la aparición de nuevas fuerzas políticas.

Con el tiempo la izquierda clásica, encarnada por IU, ha ido perdiendo su ropaje verde y alternativo anclándose en un discurso más clásico y reformisata, sin alternativas ni respuestas a los nuevos problemas hoy y a la nueva sociedad en la que estamos viviendo, su abandono de los movimientos sociales también la ha ido debilitando y solo supervive como una fuerza electoral sin presencia social, por ello es el momento que una nueva fuerza que recoja los valores de la izquierda clásica, del movimiento obrero junto con los valores de los nuevos movimientos y pensamientos sociales; como la ecología, el antiautoritarismo, los derechos humanos, el feminismo, los derechos de los animales, que propugne nuevos modelos de participación, organización colectiva y convivencia, que apueste por la sociedad organizada esta naciendo de la mano, en nuestro caso, de un proyecto ecosocialista, una política entendida y realizada desde la base social y no desde las cúpulas o elites políticas basada en la democracia participativa desde abajo, que apuesta por una nueva economía autogestionada integrada con el medio ambiente que ponga por encima de los valores económicos los valores humanos y que sea fuente de salud física y mental, y una sociedad gobernada desde la democracia directa con participación activa de los ciudadanos en su gobierno.

En Alcobendas y Sanse hemos dado ese paso, necesitamos organizarnos, tenemos que dar respuesta a un sistema político y económico depredador y avaricioso que después de generar la más grave crisis económica de la historia, y se pueden dar nombres y apellidos de los responsables, pretende que seamos los trabajadores de todo el mundo los que carguemos y paguemos sus excesos y derroches, un sistema que no aprende y que hace oídos sordos al cambio climático, que durante años negaron, a las enfermedades, al hambre y en definitiva a la explotación del planeta y del genero humano.

Izquierda Ecologista es un partido joven, de nuevo tipo, lo estamos construyendo sin estereotipos ni corsés, que expresamos abiertamente nuestras ideas sin complejos, ideas que quizás algunos tachen de utópicas pero que ya se están poniendo en marcha en muchos lugares por miles de personas que quieren cambiar esta sociedad, propuestas realizables para defender nuestro medio ambiente, crear empleo, mejorar las condiciones de vida, pero esto no podemos hacerlo nosotros ni aunque obtuviéramos la mayoría en las próximas elecciones, necesitamos cambiarlo entre todos, y no solo desde el ayuntamiento, todos somos necesarios por que también a ti te afecta lo que se decide sin contar contigo, y nosotros queremos contar con tod@s.